El padre Talavera, historiador guadolupense, fue una de las personas que mejor ha definido estas comarcas, decía en 1597, al describir las Villuercas-Ibores: “…pasando en silencio gran multitud de otros árboles y plantas y algunas plantas de menos cuenta, que la vecindad del agua produce y engendra, con otros mil géneros de yerbas medicinales y odoríferas flores que adornan y enriquecen el suelo…”
La zona geográfica de producción de miel “Villuercas-Ibores”, está localizada en el suroeste de la provincia de Cáceres, ocupando las comarcas de las Villuercas, del río Ibor y parte de los montes de Toledo. Comarca de variado paisaje, con gran cantidad de vegetación, que comprende desde los frondosos bosques de castaños, robles, encinas, alcornoques, hasta el matorral en zonas de suelo pobre y pizarroso, con abundantes corrientes de agua.
Hacen de esta comarca, un lugar incomparable para obtener mieles de una calidad inigualable.

En Extremiel “Villuercas-Ibores” procuran estudiar y mejorar nuevas técnicas, buscando conseguir mieles monoflorales de alta calidad. Acercan al mercado unas mieles avaladas por los análisis continuos y el seguimiento de toda esa ciencia y arte de la apicultura extremeña con prestigio.
La apicultura de esta área, secular en saber y tecnicamente al día está tan ligada al entorno que no practica trashumancia a otras zoans, por lo que su origen está plenamente garantizado.