Toda miel con Denominación de Origen “ Villuercas-Ibores” llevará la contraetiqueta del Consejo Regulador, como carnet de identidad, que garantiza al consumidor la adquisición de esta joya natural mantenida pura desde la planta vegetal hasta su mesa.
Estas mieles puras, pueden llegar a cristalizar, símbolo inequívoco de un manejo y naturaleza sin trampa; la mejor garantía para el consumidor. Con pasarla por el baño María, la tendrá nuevamente manejable. Muchas mieles comerciales, con larga vida líquida, han sufrido proceso y calentamientos que acaban con aromas, colores, sabores, vitaminas, ácidos, fermentos, proteínas y demás componentes de una miel natural, vaciándola de sus condiciones.
Las mieles Extremiel “Villuerca-Ibores” están respaldadas por la siguiente legislación: Resolución de 2 de Febrero de 1988 de la Dirección de Comercio e Industrias Agrarias. D.O.E. núm. 149 de 18 de Febrero de 1988.
Denominación de Calidad Miel “ Villuerca-Ibores”: Orden de 8 de Febrero de 1989, por la que se aprueba el Reglamento y entrada en vigor la Denominación de Calidad de las Mieles “Villuerca-Ibores”
D.O.E. núm. 15 de 21 de Febrero de 1989.

SELLO DE CALIDAD

La miel con DOP Miel Villuerca-Ibores destinada a consumo, irá provista de una etiqueta o sello de calidad numerada, expedida por el Consejo Regulador, que deberá ser colocada en los precios locales al término del proceso de envasado y en todo caso antes de su expedición, de acuerdo con la normativa que establezca a estos efectos el Consejo Regulador y de forma que no permita una segunda utilización de tales distintivos.